10 de Febrero 2008

Un recorte de hace ya unos años.

"(...) Es lógica esta persecución, esta retención cruel y consciente. Quieren una confirmación del perdón pedido hace meses. Quieren una bendición. Pero la persona que debe darla ha quedado reducida a vegetal tras el intenso machaque de la tarde. Y si no le quedan pedazos para ser animal, mucho menos para Santo Padre.

Incomprensión.

Cabreo por la incomprensión. Enfadarse es una solución fácil, te descarga de culpas para echárselas a otro.

Olvido. Porque cabrearse es muy cansado como para estar así mucho tiempo.

Y al final es cierto.

Todo sigue dando igual.

Y "perdón" no es más que una palabra absurda e incomprensible, que sólo tiene sentido cuando esperamos recibirlo."

(Aunque la verdad, empiezo a no encontrarle ni ese sentido.)

Escrito por RedLabel a las 6:01 PM | Comentarios (4)