20 de Junio 2008

Hoy me ha llegado el borrador de la declaración de la renta, que he pedido por primera vez, yo solita (y a última hora, por supuesto).

Hay veinte mil cosas que no entiendo, pero creo que la que más tristeza me ha provocado ha sido la de mis rendimientos bancarios (y eso, teniendo en cuenta ya estaba psicológicamente preparada después de haber visto mis ingresos anuales). El resumen viene a ser el siguiente:

Rendimientos:

0,09

Y por si fuera poco:

Retenciones:

0,01


Triste, triste...

Escrito por RedLabel a las 2:53 AM | Comentarios (2)

2 de Junio 2008

Tengo guardados en la carpeta de "borradores" del orden de ocho o nueve post, unos más incongruentes que otros, esperando a que los retoque o a que los publique tal como están. O a que me decida a borrarlos, simplemente, pero dudo mucho que eso ocurra. Nunca me había pasado antes, o al menos, no tan en masa. Por lo general, las cosas que son sólo mías, las que sirven para desaturullarme la cabeza (o aturullármela más, según el día) se quedan en una libreta, y ahí se acaba la cosa. Y además, antes ni siquiera me gustaba teclearlas directamente.

Aún no tengo nada que me interese contar. Unas veces más, otras menos, bombardeo a quien pillo por banda con la misma información repetitiva, y no hay grandes variaciones.

La vida es cuestión de elecciones. Y yo he elegido mal hace poco de la manera más estúpida. Pero después de haberme derrumbado un poco, pienso que siempre queda tiempo para tomar nuevas decisiones. Y que, en realidad, no hay elección mala, porque no existe alternativa con la que compararla (aunque no estoy muy segura de si esta idea es de esas que te crees porque las repites, pero que cuando te paras a pensarlas cinco minutos te parecen increíblemente absurdas).


Últimamente maltrato a Madrid, como hace todo el mundo, como he descubierto que ella misma hace, si es que se puede atribuir voluntad a una ciudad. Últimamente no quiero más que irme. Con cualquiera, además, con todas las que se me han ocurrido: Zaragoza, Barcelona, Cuenca, Londres, Florencia... incluso he vuelto a pensar en Roma. He imaginado veinte vidas distintas, sin decidirme, sin que ninguna llegara a convencerme realmente. A lo mejor me bastaría con mudarme de barrio. Hace dos meses no me habría hecho falta largarme, pero ahora me parece algo inevitable. Madrid me pone triste desde hace dos meses, pero porque, en cierto modo, lo asocio con lo que no he sido capaz de hacer.

Y hasta aquí llega por hoy el ombliguismo, que me aburro. El próximo post, cuando de verdad quiera contar algo.

Escrito por RedLabel a las 10:48 PM | Comentarios (4)